CERRAR

MORFEO

TEATRO

La Escuela de los Vicios

de Quevedo

o de cómo los golfos gobiernan el mundo

ESTRENO: TEATRO PRINCIPAL DE BURGOS, 1 de febrero 2014

FESTIVAL SIGLO DE ORO DE EL PASO (USA) 2014

FESTIVAL DE TEATRO ESPAÑOL DE CLEVELAND (USA) 2014

FESTIVAL DE TEATRO CLÁSICO DE CIUDAD JUAREZ (MÉXICO) 2014

FERIA DE TEATRO DE SAN SEBASTIÁN 2014

JORNADAS DE TEATRO BARROCO LA VENTOSILLA 2014

FESTIVAL DE TEATRO CLÁSICO DE OLITE 2014

FESTIVAL DE TEATRO CLASICO DE ALCANTARA 2014

FESTIVAL DE TEATRO CLÁSICO DE NIEBLA 2014

TEMPORADA EN TEATRO APOLO (MADRID) julio y agosto 2014

JORNADAS DEL SIGLO DE ORO DE ALMERÍA 2015

tráiler

resumen

Compañía: MORFEO TEATRO

Dramatización y dirección: Francisco Negro

Comediantes: Francisco Negro, Mayte Bona y Felipe Santiago

POR PRIMERA VEZ EN ESCENA
LOS DISCURSOS MAS CONTROVERTIDOS DE QUEVEDO

Montaje basado en las sátiras y discursos políticos del genio del Siglo de Oro. Un concentrado de la mejor insolencia de Quevedo, escritos que en su momento lograron gran éxito, provocando diversas polémicas, entre las que no faltaron acusaciones de obra sediciosa. La obra presenta a un extravagante diablo esperando a dos necios a los que espera cautivar con su "escuela de los vicios", la única en que los alumnos cobran por aprender. Las titulaciones serán: bachiller en mentir, licenciado en engañar, doctor en robar y catedrático en medrar. Los dos necios, tras una inicial reticencia al ver que es el diablo quien imparte las clases, se meten de lleno en el aprendizaje por el generoso acuerdo propuesto, consiguiendo excelentes resultados, y mucho más allá de sus expectativas, al ser nombrados Ministro y Magistrado respectivamente, aunque el diablo tiene una última y sorprendente enseñanza...

Un decorado contemporáneo, en contraste con un vestuario de época, presenta al diablo con un retablo de máscaras, sobre un suelo de charol negro proyectado al infinito por un gigantesco y viejo espejo de fondo. Para el final del espectáculo baja un gran telón que muestra a los grotescos personajes de las pinturas negras de Goya, fusionando los recién nombrados y conspicuos Ministro y Magistrado con la caricatura mordaz de la España de ese otro gran genio, y que sirve para resaltar la cáustica crítica de Quevedo a la corrupción de los gobernantes de su tiempo, y como no, como evidente reflejo de nuestra historia reciente.

ADVERTENCIA: Este espectáculo, como buena farsa, es políticamente incorrecto, tiene una alta dosis de inquina, es hiriente, cáustico y por ende provoca risa inteligente (mérito en su mayor parte del autor), por lo que puede desaconsejarse su ingesta a públicos con mentalidad ultraconservadora, o que vayan al teatro sólo a pasar un buen rato y no pensar.

La prensa ha dicho...

Diario de Burgos

febrero 2014

"Morfeo convirtió en teatro los discursos políticos de Quevedo... sin duda una de las apuestas más arriesgadas de la compañía por su cáustica crítica a banqueros y ministros de la época del autor, en fiero paralelismo con la nuestra... y demostrando que no ha llovido tanto desde entonces."

El Correo de Burgos

febrero 2014

"La Escuela de los Vicios arranca en un escenario contemporáneo con un fondo de espejo. Un espacio que, conforme avanza la ‘enseñanza’, permite adivinar la realidad de su reflejo: los protagonistas están siendo educados para regir los destinos del país... Una crítica feroz de la corrupción que sólo puede hacer daño a quien se da por aludido... un Quevedo en estado puro, un montaje gamberro, divertido, con mucha sorna e ironía fina, apto para mentes abiertas a degustar otra forma de contar la realidad pero, eso sí, con una crudeza absoluta..."

Artezblai

febrero 2014

"Espectáculo fruto del profundo conocimiento de la obra del autor y de un riguroso tratamiento teatral. La puesta en escena es impecable, la dramaturgia efectiva, el contenido contundentemente sutil y las interpretaciones rotundas. Lección de teatro, lección de cómo representar un texto tan complicado como este. Texto dicho con poderío, proyección, claridad y destreza que pone el listón muy alto en lo interpretativo... una producción con rigor, con factura que el público entiende, codifica, valora y agradece. Impaciente por aplaudir, no puede contenerse más y se arranca a aplaudir en la sátira "Poderoso caballero es don Dinero" en cada una de sus estrofas. Al final, catarsis y largo aplauso con el público puesto en pie..."

¡Ojala desaparezcan las fronteras! Norka Chiapusso.

Artezblai

marzo 2014

"Las sátiras de Quevedo, en boca de tres cómicos entregados, se convierten en estiletes que nos abren las tripas del sistema político-económico de un tiempo presente con reminiscencias del ayer, se convierten en contemporáneas. Incluso en necesarias, en comprometidas. En discurso necesario. Y en teatro actual, que sirve para retratar al poder, para explicar entre risas y veras quienes somos, de dónde venimos y cuál es el futuro que nos espera como no cojamos al burro por las orejas... una espléndida dramaturgia que va llevándonos por una delirante travesía hasta los treinta minutos finales en donde la tormenta teatral perfecta aparece, con imágenes de una potencia inequívoca, con un respeto reverencial al texto para que sea comprendido hoy, y con un mensaje claro: hay una escuela del vicio, una escuela para medrar, una conjura estructural para que la mediocridad, el servilismo, la mentira sea el único patrón de comportamiento de los políticos... a cargo de una compañía independiente, que recorre textos clásicos, pero que los hace auténticos, de hoy... un espectáculo magnífico, de lo que se debe considerar como una excelente muestra de teatro popular en el sentido más noble del término."

"Alumnos destacados" Carlos Gil.

Diario de Navarra

julio 2014

"...bajo la forma de sátira, con la habitual sorna e ironía del escritor del Siglo de Oro, y como crítica a la corrupción actual que hay en España, Morfeo utiliza el espíritu irreverente de Quevedo, proponiendo una forma de reflexión activa... Los discursos de Quevedo son una inyección de adrenalina que nos hace despertar de la apatía del pensamiento social del común del ciudadano de hoy..." Y es que en este país, como dice el director, hay mucho sinvergüenza suelto, y nos acabamos cansando, y a veces resignando de tenerlos como si eso fuera lo normal..."

"Los discursos de Quevedo, a escena".

Diario de Navarra

julio 2014

"En corrupción no hemos cambiado nada en 400 años, si acaso la hemos perfeccionado..."

Pulsa aquí para leer la entrevista a Mayte Bona.

Jot Down

julio 2014

"... La compañía Morfeo Teatro, recopila varios de estos textos en una adaptación teatral tan fiel al original que es perfectamente atemporal. Haciendo un alarde de «dar liebre por gato», pese a su enorme profundidad intelectual y social, la función es una comedia vertiginosa y divertidísima. Se mueve con ligereza entre las carcajadas cómplices y el asentimiento sonriente, pero pesaroso, del público. Los tres actores, expertos en teatro clásico, hablan, cuchichean, declaman, caminan, corretean y hasta bailan por el escenario con aplomo y soltura. Tanto el propio Negro y Felipe Santiago en el papel de los necios, como Mayte Bona, que encarna al burro-diablo, y que sostiene y vertebra la obra gracias a una interpretación robusta y afilada..."

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

Diario Crítico

julio 2014

"...Una original propuesta es lo que constituye el montaje de Morfeo Teatro basado en las sátiras y discursos políticos del Siglo de Oro español, centrándose en la irreverencia de Francisco de Quevedo. Bajo la dirección de Francisco Negro y con los tres actores permanentemente en el escenario durante los 90 minutos que aproximadamente dura la obra, asistimos a la fiesta de la palabra, al examen certero de nuestros usos y costumbres, a la crítica satírica de cuanto vemos en nuestra vida pública, con tan honrosas como escasas excepciones, desde hace ya la friolera de cuatro siglos..."

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

Culturamas

julio 2014

"... No importan los siglos que han pasado desde que Quevedo desafiara a la clase dirigente española, la mayoría de aquellas tiranías y corruptelas siguen en pie, como si entre oligarcas y burgueses arrastraran también a los de “medio pelo” para confabularse en un abrumador abuso de poder. Un espectáculo con tres actores y un texto que divierte con su farsa y lastima con su dramática actualidad... Sin embargo, el drama continúa y los versos del poeta siguen palpitando con furia... Muchas son las perlas quevedescas que desfilan por escena con estos tres estupendos actores, con un diablo asexuado interpretado brillantemente y con gran energía por Mayte Bona, que ya han representado la función en larga gira española y extranjera... un trabajo notable que da fuerza a un clásico tan audaz y corajudo que ninguna compañía estatal se ha atrevido a poner en escena..."

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

XXX Festival de Teatro Clásico de Alcántara

agosto 2014

"La Escuela de los Vicios quedará en la retina de los espectadores por muchos años. Morfeo Teatro dibujó una comedia crítica, muy crítica, y divertida, muy divertida, de los textos políticos de Quevedo. Un lujo para el espectador, que disfrutó y comprendió que la corrupción de hoy en día ya la denunciaba el genial escritor del Siglo de Oro hace nada menos que 400 años. Las 900 espectadores que se dieron cita en la segunda jornada del Festival de Teatro Clásico de Alcántara disfrutaron y mucho con la propuesta de la compañía en la que podemos decir, que no queda títere con cabeza..."

madridteatro.eu

agosto 2014

"Las sátiras y discursos políticos de Quevedo no fueron bien recibidos, en su época, por parte de las estructuras de poder. Ahora tampoco serían bien recibidas, es mas, impresiona que la semejanza sea tan grande... La interpretación de los tres actores es cuidada, apropiada a cada momento y llena de gracia, arrancando la hilaridad del espectador... sobresale Felipe Santiago, pues dicha comicidad fluye con naturalidad e inocencia, acompañado de Francisco Negro en el siempre difícil estilo clownesco, y Mayte Bona, el diablo, que resulta brillante por su capacidad comunicativa..."

José R. Díaz Sande.

esmadrid.com

agosto 2014

"Parece que fue ayer cuando Quevedo escribió sus sátiras para burlarse de la satrapía que invadía la vida política y económica española... hoy, cuatro siglos después, esta obra podría pasar por un trabajo contemporáneo. Este genio del Siglo de Oro español nunca se mordió la lengua. Se metió con todo aquel que creyó que se lo merecía y por ello la compañía Morfeo Teatro le rinde homenaje. Y lo hace con esta obra que le llevó a prisión, y donde satirizaba la corrupción desmedida que gobernaba España. Un texto, por lo visto, atemporal que los actores no han tardado en conectar con nuestros días. Y es que sus versos siguen golpeando con fuerza a pesar del paso de los años. Con un montaje frenético, mucho sentido del humor, toneladas de ironía y algo de reflexión crítica, La Escuela de Vicios nos sacará una sonrisa sobre un tema que en realidad no tiene gracia. Un clásico notable e irreverente que bien vale ser conocido."

El Mundo

agosto 2014

"...La Escuela de los Vicios busca apelar a la parte racional e inteligente del espectador, que debe implicarse para poder empaparse de la sabia crítica de Quevedo. Se precisan los cinco sentidos para comprender una ironía tan perfecta y compleja como la del poeta, revalorizar su humor y sacarlo de lo banal es un esfuerzo que el autor hizo en su momento y que la compañía consigue con el montaje... la densidad de contenido se complementa a la perfección con que el espectador se divierta y emocione... una oportunidad única de ver una obra que mezcla la mejor literatura patria y la crítica social."

"Quevedo, 15-M del Siglo de Oro". Sara Calvo.

querevientenlosartistas.wordpress.com

agosto 2014

"Hablar de más tiene sus consecuencias y complicaciones y si no, que se lo pregunten a Quevedo, que por hacer unas satirillas y sonetillos lo llevaron a la cárcel. Simplemente por criticar a unos magistrados, banqueros y ministrillos sin escrúpulos. Parece mentira, pero hoy en día seguimos en las mismas. Morfeo Teatro ha elaborado un sutil montaje en el que a través de estos versos de Quevedo se hace crítica social actual, poniendo en entredicho las actuaciones de muchos personajes que se dice que “nos representan”. La pluma de Quevedo era afilada como un bisturí capaz de clavarse en nuestro estómago y sacarnos las tripas hasta, incluso, en la actualidad..."

Luis Mª García Grande

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

ABC

noviembre 2014

¡Para quitarse el sombrero! Que nadie, a quien le guste el buen teatro, se pierda, La escuela de los vicios, de Morfeo Teatro. Y a quien no le guste el teatro le recomiendo que tenga la osadía de ir a verla, se volverá apasionado del arte de la escena de por vida.
Los vicios de ayer y de siempre, la farsa de la vida y la vida de la farsa, el humor a raudales, la crítica despiadada con la mejor sonrisa, la vigencia y actualidad de un clásico, Quevedo, toman vida en nuestro mundo de hoy; Quevedo, mordaz y necesario, pone ante nuestros ojos la verdad y la mentira, el engaño y el robo descarado, el poder corrupto y el pueblo aborregado.

Antonio Illán Illán

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

www.aforolibre.com

octubre 2015

"A principios del siglo XVII Quevedo dedicó buenas críticas a aquellos que acaparaban los escalafones más altos de nuestra sociedad, a los que hacen y deshacen, a quienes se sentían invencibles y movían los hilos de la sociedad: ministros, magistrados, mercaderes sin escrúpulos y banqueros… La Escuela de los Vicios es un montaje de Morfeo Teatro que recopila en forma de sátira algunas de las líneas más demoledoras y atemporales del genio del Siglo de Oro. Aunque pueda parecer increíble, la adaptación de Francisco Negro es tan actual que llega a asustar. Mentiras, dinero, poder, corrupción, conformismo… y lo peor es que la senda a seguir para poder abrirse camino en la escala de poder implica a menudo hacer lo contrario que se espera de alguien honrado. Y es que, en este mundo se dan los castigos a los méritos y los premios a los delitos.... La correctísima puesta en escena nos transporta a un universo en el que la polémica irreverencia de Quevedo sigue siendo tan válida hoy como hace cuatro siglos."

Adrián Fernández Lucas

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

La Nueva España (GIJÓN)

octubre 2015

"La compañía Morfeo Teatro presentó ayer en el teatro Jovellanos la obra "La escuela de los vicios", un montaje basado en las sátiras y discursos políticos de Quevedo... un concentrado de sus ideas sobre la mediocridad, el servilismo y la mentira como único camino posible para alcanzar el poder."

EL COMERCIO (GIJÓN)

octubre 2015

La compañía trasladó con mordacidad una selección de sátiras y discursos políticos de Quevedo, convertidos en dramaturgia soberana: hablo de la sabiduría con la que se han elegido los textos y su urdimbre, de la interpretación de los tres actores, o del montaje escenográfico con suelo de charol negro y un gigantesco espejo de plata vieja al fondo que refleja los delirios humanos... Morfeo Teatro actualiza a los clásicos, aunque pudiera colegirse asimismo de su brillante adaptación que si los siglos pasan, los pecados quedan. Obra de inteligentísima mordacidad, no está destinada, según ellos mismos han declarado, «a públicos con mentalidad ultraconservadora o que vayan al teatro sólo a pasar un buen rato y no a pensar». A juzgar por la ovación clamorosa que recibieron, cabe deducir que el más de medio millar de personas que acudió al Jovellanos conformaba un grupo de espectadores apropiados.

Alberto Piquer

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.

elgabinetedekaligari.blogspot.com.es

diciembre 2015

¡Voto a bríos, noble empresa!

Morfeo Teatro desarrolla esta afilada sátira desde un humor negrísimo y cortante. Con el cuchillo de la palabra como arma que destila toda la mala baba del autor castellano. La adaptación de la compañía es inteligente, golosa para el entusiasta fogueado en salas de butacas, que disfrutará del lenguaje florido y el mensaje políticamente incorrecto, pero habitado de verdad y certeza... Las interpretaciones son fruto de un amplio estudio, la proyección es eficiente, la comprensión, cercana, el nivel literario, supremo... Valiente empresa, como tantos aventureros que aún llevan por nuestros teatros obras de esta época y mantienen viva la literatura más excelsa, frente a otras opciones más comerciales y agradecidas en lo económico. El ritmo impreso por la compañía consigue que las cáusticas cargas de profundidad y las espoletas retardadas soltadas por el autor, se transformen en sonrisa y catarsis colectiva... El desfile de esta cofradía de pillos, avaros, mezquindades y truhanes, esta habitado de contemporaneidad. Una empresa modélica y osada, ácida y corrosiva, pero tremendamente divertida. Comedia negra de una España aún más negra, llevada a puerto con coraje y osadía. Un estudio sobre la mediocridad solventado con profesionalidad y amor a las tablas ¡Voto a bríos, noble empresa!

Pulsa aquí para leer la crítica de la obra.